¿Qué es la cédula de habitabilidad de una vivienda?

cédula de habitabilidad

Hoy nos adentramos un poco más en el mundo normativo de la vivienda. Conocer la normativa vigente, los trámites y los documentos necesarios como la cédula de habitabilidad te ayudará a conocer mejor el proceso de alquiler. 

¿Qué es la cédula de habitabilidad? 

La cédula de habitabilidad es un documento administrativo que acredita que una vivienda cumple las condiciones mínimas de habitabilidad propuestas por la normativa vigente

Lo que quiere decir que, según la ubicación, la superficie de la vivienda, la distribución de las estancias y los espacios y el umbral de ocupación máximo, un técnico especializado determinará si una propiedad es apta o no para destinarse a la residencia de personas. 

La cédula de habitabilidad no es lo mismo que la cédula de habitabilidad de segunda ocupación. 

Aunque estos documentos son muy parecidos no son iguales. La licencia de segunda ocupación o cédula de habitabilidad de segunda ocupación es un documento que varia según las situaciones. 

La licencia de segunda ocupación tiene validez en inmuebles con cierta antigüedad, usados o preexistentes. Mientras que la cédula o licencia de habitabilidad de primera ocupación hace referencia a las viviendas nuevas. Busca certificar que se cumple con todo lo necesario para que una construcción de obra nueva pueda ser habitada. 

También encontramos la cédula de primera ocupación con rehabilitación. Este documento solo es válido para las viviendas que han sufrido cambios importantes en su estructura debido a obras de rehabilitación. 

Las cédula de habitabilidad es un documento necesario para el alquiler o venta de una propiedad destinada a la vivienda. 

Hay que tener en cuenta las normativas de las diferentes comunidades autónomas, pero en cualquier caso la licencia de habitabilidad será necesaria siempre que se quiera habitar, transmitir o rehabilitar una vivienda, ya sea en una operación de compra-venta o alquiler o para dar de alta servicios energéticos. 

En la cédula de habitabilidad no aparece la propiedad de la vivienda. 

¿Qué documentación se necesita para obtener la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad solo puede solicitarla el propietario de la vivienda o una persona autorizada. Para ello, el primer paso será contactar con un arquitecto o un equipo técnico que inspeccione la vivienda y elabore el certificado de habitabilidad. 

En caso de que la vivienda sea de nueva edificación se necesita una licencia de obras (o un documento equivalente), el certificado de obra original y habitabilidad firmado por un técnico, el original del cumplimiento de calidad y la comunicación de primera ocupación o la solicitud de la misma. 

Para viviendas que ya hayan sido usadas, se necesita el certificado técnico y el impreso de solicitud. 

¿Se puede vender un piso sin cédula de habitabilidad? 

Solo hay una situación donde se puede escriturar sin presentar este documento. Cuando la vivienda que se va a transmitir va a ser destruida o rehabilitada en su totalidad. 

En ese caso, habrá que presentar un informe realizado por un técnico que acredite que, una vez  realizada la obra se cumplirán los requisitos para obtener una cédula de habitabilidad sobre la nueva edificación. 

En el resto de los casos, cuando se transmite una vivienda el notario exigirá el documento original y vigente y lo incorporará a la escritura. 

Este requisito es obligatoria en los procesos de alquiler de una vivienda. 

La cédula de habitabilidad es un documento con fecha de caducidad, por ello hay que tener en cuenta los plazos y periodos de vigencia que estipula el Decreto 141/2012 que recogen su duración. 

  • 10 años: licencias que se otorgaron antes de 2004 
  • 15 años: licencias que se dieron entre 2004 y 2012
  • 25 años: cédulas de habitabilidad de primera ocupación otorgadas a partir de 2013

Las cédulas que se han otorgado por segunda ocupación o rehabilitación del inmueble tendrán una caducidad de 15 años. 

Como hemos visto la cédula de habitabilidad es un documento necesario y muy importante a la hora de disponer una propiedad para las personas. Es fundamental recordar la obligatoriedad de este trámite en la mayoría de los procesos inmobiliarios. 

Recuerda que en nuestro blog puedes conocer diferentes aspectos, decretos y normativas sobre los procesos de alquiler de tu vivienda. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *